crede.info

Angeles ayer




Página3/118
Fecha de conversión05.10.2018
Tamaño1.46 Mb.

Descargar 1.46 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   118
¿QUIENES SOMOS?.‑ Sería absolutamente simple, empezar a responder desde la afirmación peregrina que, "el hombre es el resultado de una conjunción de moléculas, átomos y ácidos, aleados al azar y empujados a existir por imperativo del cerebro", o bien investigar, llamando a las fuentes filosóficas de la generación espontánea. Nuestra respuesta tiene tres niveles de comprensión que, en cualquier caso, definirán al hombre en su perfecta cosmogonía y que resultan implícitos y bien desarrollados en el comunicado que el extraterrestre Adoniesis recibe a su vez de la Inteligencia Cósmica Poimandres:

"E1 hombre es la resultante de tres valores dimensionales distintos entre sí, si bien obran juntos:

E1 Espíritu (inteligencia); el hombre real, eterno, inmutable. Pneuma o alma (dinamismo vital cambiante); astral.

Cuerpo material (instrumento variante coordinado por el dinamismo vital o psique, vinculado por la dimensión espacio‑tiempo).

E1 espíritu.‑ (Inteligencia individual), surge de la Inteligencia o Espíritu Creador del cosmos. Es inmortal e inmutable. Coordina, instruye, determina y produce el proceso operador del astral, pneuma o alma, con la cual está siempre en contacto e inseparable, durante el ciclo experimental y operativo en las dimensiones espacio‑tiempo.

Pneuma o alma.‑ (Dinamismo astral vital), surge de la luz creada por el Espíritu Creador del cosmos o del macro‑ser. Es mudable e inmortal. Coordina e instruye las estructuraciones de los edificios físico‑materiales y determina la vitalidad (animación) y los servicios necesarios para la inteligencia (espíritu), para el desarrollo de la actividad indispensable al devenir continuo del cosmos o macro‑ser y a su cosmo‑economía o evolución.

Cuerpo material. (Instrumento cambiante), surge desde la luz astral, con la cual está estrechamente unido, y desde la cual dependen su dinamismo y su vitalidad. E1 se muda solamente cuando la luz astral se desprende definitivamente, por haberse terminado la experimentación del espíritu.

Esto, en síntesis, es la actuación y colaboración de los tres aspectos mudables e inmudables pero siempre eternos, de lo manifestado o de lo creado. La imagen del hombre en estos tres componentes es parecida al ser macro‑cósmico, compuesto por los valores obrantes de las siete dimensiones y estructurado por 150 billones de universos. Seres macro‑cósmicos hay muchos, ya lo hemos dicho con antelación.

Vosotros hijos de la Tierra, sois enzimas de una de sus células macro­cósmicas. Todo es mudable y eterno. E1 espíritu es eterno e inmutable.

Esto, por deseo de la Suprema Inteligencia. Con paz y amor, Adoniesis."

Resulta evidente que los conceptos aludidos en el mensaje precedente, nos llevan a otras tantas salidas o cuestiones, capaces de generar infinitas preguntas, que acudirán simultaneamente a esta lectura. Es como andar un camino lleno de curvas que nos revele o presente imágenes o paisajes inesperados; así en definitiva es el conocimiento. Es caminar por amor al descubrimiento y por el carisma de conocer para después producir. E1 hombre, como se ha dicho, alimenta el devenir o la existencia del ser macro‑cósmico o Dios, siendo una parte de El. Puede ser a su vez, consciente o inconsciente, realizado o no realizado, doliente o alegre, feliz o infeliz, etc. etc... Es Dios el que se autodefine, se automanifiesta y se crea a través de su edificio cosmogónico y sustentador; o lo que es lo mismo, un inmenso ser compuesto de, células‑planetas con sus enzimas los hombres; tejidos‑galaxias con sus enzimas los soles; miembros ­universos con sus componentes intrínsecos citados.

El aspecto del hombre en cuanto a su componente material, es a su vez la resultante de la codificación, experimentación y asimilación cuantitativa y cualitativa de los dinamismos que forman los reinos mineral, vegetal y animal; es decir, nuestras células están informadas y codificadas para responder a estos estímulos minerales, vegetales y animales; así el hombre ingiere, transforma y manipula los elementos inferiores a este orden citado. Podríamos ver a través de un análisis por disgregación de la memoria acumulativa en la célula, setecientos millones de años de experimentación por cada uno de los tres aspectos.

Veamos ahora la materia como punto de partida de estas tres divisiones ya citadas: ¿Qué es la materia?, no basta con decir "energía", como ya es aceptado por todos, es necesario alear un poco de filosofía con principios físicos y científicos para intentar responder a nuestra pregunta; y nadie mejor para hacerlo que el científico de la cuarta dimensión Hoara, que nos dice:

"Existen dinámicas cohesivas distintas, que pueden ser modificadas a través de particulares energías conducidas por líneas de fuerza magnéticas o físicas.

La materia orgánica obedece a una dinámica biológica estrechamente ligada al átomo de hidrógeno psiquizado, mientras la inorgánica está gobernada por flujos y reflujos de magnetismo cohesivo modificante y por la fuerza gravitacional.

Un artefacto de materia orgánica puede ser modificado en la forma, si el magnetismo cohesivo es forzadamente descompuesto en sus equilibrios.

Para daros un ejemplo: un tanque, un avión y un barco, pueden perder su forma, y ser reducidos a un cúmulo de metales informes.

Las micro‑vibraciones descompensadoras, embistiendo al objeto, producen en éste un progresivo deshojamiento con la pérdida de la forma originaria y de la compactación. No es "antimateria", sino capacidad de modificar su forma. A diferencia de la bomba de neutrones, no destruye la vida, sino que cambia radicalmente los ingenios bélicos y cuanto reviste características destructivas. Paz a todos."

Como veremos posteriormente, las ondas anunciadas en el comunicado anterior, han sido empleadas en diversas ocasiones por los hermanos del espacio, contra instalaciones militares de diversos paises de la Tierra.

E1 extraterrestre Ali, desde la astro‑nave Cristal‑Bell nos envía a su vez y relativo a la materia, otro mensaje:

"La morada de la Fuerza Omnicreante, del padre del creado, del increado, de lo visible y de lo invisible, está en el átomo de hidrógeno. En este átomo se alberga toda la genética del cosmos. Desde su morada, la Fuerza Omnicreante determina las distintas dimensiones y los elementos que la constituyen.

Es verdad su omnipresencia, su omnisciencia y su omnipotencia. Sin su presencia nada puede manifestarse. El espacio es ocupable, s61o si su fuerza está presente y móvil.

Como ya fue explicado precedentemente por el hemano Hoara, el átomo de hidrógeno es el átomo primordial y primario. La variaci6n de sus frecuencias comporta una determinación constante y precisa en las varias estructuras dimensionales de la materia, ya sea sólida que dinámica.

La ley de la Fuerza Omnicreante está sostenida por el inmutable instinto del devenir y por los equilibrios de los distintos dinamismos creativos de formas y sustancias. Desestabilizar los dinamismos comporta una anómala actividad creativa.

Cuando coaccionáis la estabilidad de los elementos, os coaccionáis a vosotros mismos. Desestabilizáis vuestros equilibrios evolutivos y existenciales. La degradación del átomo de hidrógeno conduce, inevitablemente a la anulación de las vibraciones que instruyen la vida.

"No separéis cuanto Dios ha creado y unido". Vuestras enfermedades físicas y psíquicas, y la lenta capacidad evolutiva de vuestra especie, son debidas a las frecuencias anómalas que las estructuras microscópicas sufren, violentando así los equilibrios de la Fuerza Omnicreante, siempre presente en cada cosa. La desintegración del átomo de hidrógeno, descompone radicalmente sus estructuras creativas; de aquí el lento e inexorable fin de la vida.

Debéis convenceros que estas verdades son fundamentales para comprender la verdadera naturaleza de lo que vosotros llamáis Espíritu Santo o de cuanto forma parte de vuestros cultos.

Paz en la Tierra".

¿Quiénes somos?..., está dicho: "Vosotros sois Dioses", y efectivamente así debería ser, si nuestra identidad y sus aspectos, autorrealizaran armónicamente su devenir, engranando en el edificio macro‑cósmico que nos contiene, y produciendo positivamente para la economía creativa. Vienen a nuestra memoria las paternales manifestaciones del científico alemán Herman Oberth, padre de la misilistica y maestro de Von Braun: "La experiencia sobre la Tierra es so1o una de las tantas que el alma puede hacer en su camino infinito. Dios nos ha creado para que hagamos de la Tierra un paraíso; hoy todavía estamos lejanos de esta realidad, pero tengo fe en que llegaremos."

Si el hombre es consciente, necesariamente debe alimentar un futuro que le traiga continuidad positiva, eterna y feliz, pero desgraciadamente el mal y sus efectos encarnan y definen asimismo la identidad humana, llevándonos al aniquilamiento y al dolor; pero proseguimos existiendo, porque así existe el "Todo" y porque Dios no puede prescindir de un elemento que lo forma y que necesita. Al igual que yo no puedo ignorar mi propio brazo o mi corazón. Podemos estar enfermos; eso sí, por un tiempo breve o largo, de una u otra manera, más o menos conscientes, pero existenciales en distintos periodos, con diversas envolturas y en unidades de tiempo y espacio desiguales, a través de las infinitas moradas que tiene "el creado".

A la eterna pregunta de ¿quiénes somos?, cada ,uno de nosotros da una respuesta subjetiva. Para el que sufre todo es una incógnita triste, tiñendo de pesimismo las respuestas, que día a día le recuerdan su dolor. Para el feliz, el rico, el pobre, etc. etc... todo se traduce a su inmediata circunstancia. Los extraterrestres provenientes de los altos planos de conciencia, suelen expresar en sus comunicados la realidad de existir ligados al "Ego‑sum", es decir, de conocer perfectamente su porqué vital y sus fines. La deidad la poseen operativa y desarrollada en sus consciencias, y adoran como principio máximo, a la Fuerza Omnicreante del cosmos.

Siempre se ha cuestionado el hecho de que un loco profundo exista sin la capacidad de responderse sobre su "porqué‑vital". Todo radica en el pensamiento, según afirmaba Descartes: "Pienso, luego existo"..., ¿pero, piensa un loco?...,¿cuántos locos existen entre los que se creen cuerdos?..., interesantes demandas que deberíamos repasar para situarnos en el complejo mundo en el que vivimos.

Desde el punto de vista nuestro, todo quedarla respondido desde una perfecta consciencia operativa que funcione en armonía con la ley del devenir de nuestra especie, contribuyendo positivamente a la economía creativa del Macro‑ser o Dios. LLegar a este estado ideal parece imposible, cuando constatamos que el mundo de las alucinaciones, la cultura y el consumo, nos empuja a desdibujarnos y despersonificarnos para alimentar a los ídolos de nuestro tiempo, haciendo prototipos humanos que invariablemente atentan contra la ley impresa en cada elemento.

Cuando de pequeños estudiabamos la doctrina, se nos enseñaba a adorar a un Dios compuesto por tres entidades: Padre, Hijo y Espíritu Santo, siendo tres personas distintas y un s61o Dios verdadero. Nos acordamos asimismo; del genuino interés en desvelar este misterio, que repetidamente obtenía una respuesta por parte del educador: "Misterio ....misterio" y nos contaban el ejemplo del santo que quería meter el océano en un agujero de la playa. Con el paso del tiempo, nuestro propio raciocinio nos ha hecho indagar, desterrando lo dogmático o lo impuesto; sencillamente porque nadie puede a lo que no se conoce y que está perdido entre los postulados y las especulaciones de los teólogos. Si empleáramos la sencillez intuitiva, veríamos resuelta esta incógnita, al definir en el hombre precisamente a Dios, pues como hablamos dicho previamente: "Nosotros somos Dioses". Así pues, a modo de hipótesis, podríamos dejar a su deducción, el hecho de que al ser trinos, expresamos la naturaleza semejante a la composición de la Divinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y por tanto es más lógico encontrar respuestas en nosotros mismos, que no perderse en la playa, alejándonos en la quimera del misterio. Bien es verdad que para la mayoría resulta más difícil indagar dentro que fuera, pues estamos educados en el mundo de la imagen en las periferias y aspectos, y no en los contenidos motivadores. Recordamos un cuento oriental que nos expresa esta triste realidad y que tal y como nos lo contaron, decía así:


"Erase una vez el Supremo Monarca Divino, que estaba rodeado por sus consejeros, para deducir dónde podrían esconder el conocimiento absoluto, y diferenciarse ast de los mortales humanos. Dijo un consejero: ¡Escondámoslo en el fondo del mar!, ¡no!, dijo Dios; puesto que bajarla a buscarlo antes o ,después y lo encontrarla. Otro de los presentes anuncié a su vez: ¡Guardémoslo en lo alto de la montaña!, ¡no!, dijo la Divinidad, puesto que ascenderla para descubrirlo antes o después.

Luego de reflexionar largo rato, declaré definitivamente: ¡Escondámoslo dentro del propio hombre y nunca lo encontrará!".

Y no lo hallamos, efectivamente, porque nuestra vida está proyectada hacia el exterior y las banalidades pasajeras, y no hacia nuestro interior motivador. En esta b9squeda hacia nosotros mismos, todo son soluciones místico‑meditativas, traídas por gurus, escuelas esotéricas, sectas y agrupaciones, que airosamente propugnan con métodos, ritos y fórmulas pasivas, el llegar al estado del super‑hombre. Nosotros creemos que el modela pasa por un redimensionamiento de la obra y figura del Maestro de los Maestros Jesús el Cristo, que no utilizó otro método, que no fuera el dolor, el sufrimiento y la entrega a un pueblo ignorante e insensible a la enseñanza perpetua en cada latido de su existencia.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   118

Similar:

Angeles ayer iconPerfil de Mercado
Representación: Consulado General y Centro de Promoción de la República Argentina Los Ángeles
Angeles ayer iconPaper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa Algunos “desastres” (económicos, ecológicos y políticos) comparados
Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa...
Angeles ayer iconRiso, María de los Ángeles s/apelación iva
Valor agregado. Inscripción retroactiva en el impuesto por parte de un monotributista. CÓMputo del crédito fiscal no facturado
Angeles ayer iconPaper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa Algunos “desastres”
Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa...
Angeles ayer iconAgradecimientos
Su esencia vítrea —como la de un mono colérico— representa tan fantasiosas comedias a los ojos del cielo, que haría llorar a los...
Angeles ayer iconAdministración de redes de voz
Luis y María de los Ángeles por su gran amor y apoyo incondicional en el transcurso de mi vida y por ser una inspiración para seguir...
Angeles ayer iconEnfriamiento europeo beneficia al dólar
Una cifra sorprendentemente débil de la confianza empresarial en Alemania envió al euro a sus niveles más bajos en meses frente al...


Descargar 1.46 Mb.