crede.info

Angeles ayer

  • LA SERPIENTE EMPLUMADA DORADA, O BIEN EL PRIMATE DEL HOMBRE



  • Página4/118
    Fecha de conversión05.10.2018
    Tamaño1.46 Mb.

    Descargar 1.46 Mb.
    1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   118
    ¿DE DONDE VENIMOS?.‑ Dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza..." (Génesis 1‑26). ¡Hagamos! ....¿quiénes?, ¿por qué Dios emplea el plural, cuando sélo El es uno e indivisible?. ¿Fueron más de uno los elementos y las voluntades que intervinieron en la creación de nuestros antepasados?. Las respuestas sucesivas a estas preguntas, las encontramos gráficamente expuestas en los dibujos que siguen a continuación, que comenzaremos ahora a comentar ordenadamente:
    LA SERPIENTE EMPLUMADA DORADA, O BIEN EL PRIMATE DEL HOMBRE:

    "Y Dios creó los grandes monstruos del agua y todos los animales que bullen en ella". (Génesis 1‑21). Los Señores de la luz descendieron sobre la Tierra; su tarea: generar. Escogieron en consecuencia un dinosaurio acuático de dimensiones medias, criatura poseedora de las cualidades primarias para iniciar la ascensión evolutiva. (Dibujos A y B).



    Es evidente que en esta etapa de formación y generación de la vida en nuestro planeta, todo estaba en el agua; no en vano ha sido reconocido a todos los niveles, que el agua es la fuente de la vida, por tanto, las manifestaciones vitales existentes hace millones de años, se ubicaban en este medio. Ha sido también materia de estudio e investigación la proporción dantesca de esas formas biológicas que poblaban la Tierra en el periodo de asentamiento con convulsiones alarmantes, debido al progresivo y reciente enfriamiento de los gases y del núcleo ígneo‑cósmico que quedó atrapado en el centro por la corteza del planeta.

    Los Elohim, Señores de la luz, ya en este periodo millonario del pasado, hacen el primer señalamiento genético, apartando a una especie mejor dotada, de las otras más torpes que junto a ella pululaban en las cenegosas aguas de aquel terrible pasado.

    "Dijo luego Dios: Brote la Tierra seres animados según su especie, ganados, reptiles y bestias" (Gen.1‑25).‑ Del agua, fuente de vida, la serpiente subió a la tierra para convertirse en el anthropos, el hombre. (Dibujos C,D y E).

    Todos los indicios del estudio biológico basado en el comportamiento animal, parecen indicarnos que del agua salieron al terreno circundante, mutándose los acuáticos en anfibios, reptiles, mamíferos, etc, etc..., modificando sus estructuras y adaptándose a los distintos lugares, modos y costumbres a lo largo de millones de años.

    "Entonces los detentadores del Supremo Conocimiento, intervinieron, normalizando la estructura y operando sobre el coxis y la hipófisis". (Dibujo F).

    "Introdujeron en el cuerpo las plumas glandulares del ser andrógeno". (Dibujo G).

    "Y se dijo Yahve‑Dios: No es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle una ayuda proporcionada a él (Gen.2‑1ó)...Y de la costilla que del hombre tomara, formó Yahve‑Dios a la mujer y se la presentó al hombre, el hombre exclamó: ¡Esto si que es ya hueso de mis huesos y carne de mi carne! (Gen.2‑22/23)...Separaron los sexos; los hicieron a su imagen y semejanza".

    Leyendo el texto bíblico encontramos claves interesantes que refuerzan esta ilustración (dibujo H), en primer lugar, la costilla que arranca de la columna vertebral o espalda, lugar este donde la intervención por parte de los Elohim, fue decisiva al operar la parte baja dé la columna, es decir, cortarle la cola al reptil y la parte alta o hipófisis donde precisamente podemos localizar el centro vital psico‑anímico y motor del hombre. Otra clave muy interesante la tenemos en la propia afirmación de este prototipo humano cuando dice: "Esto es hueso de mis huesos y carne de mi carne", aduciendo claramente a una unidad sintética primaria o materia prima inicial, de donde se partió para la posterior división de sexos. Respecto del antepasado nuestro, anfibio, el investigador de fósiles vertebrados del museo nacional de Canadá, Dale Russel, dio a conocer al medio público el "dinosauroide", que reunía la síntesis explicativa de nuestro trabajo en este punto.

    "Modeló Dios al hombre de la arcilla y le inspiró en el rostro aliento de vida, y fue así el hombre ser animado (Gen.2‑7).‑ Los Elohim dijeron: "A1 hombre le daremos la luz para vivir en conciencia".‑ Al caballo (cuerpo) le daremos un jinete eterno (espíritu). A1 cuerpo se acopló el astral". (Dibujo I).



    En el Génesis 3‑22, Yahve‑Dios, dice: "He aquí al hombre hecho como uno de nosotros", y reincide en la pluralidad de patrones o seres patronímicos. "Cuando comenzaron a multiplicarse los hombres sobre la Tierra y tuvieron hijas, viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron de entre ellas por mujeres, las que bien quisieron (Gen.6­1/2)...Existían entonces los gigantes en la Tierra, y también después cuando los hijos de las estrellas copularon con las hijas del hombre, ingertando nuevos genes y valores hereditarios. E1 ambiente fue mutado para hacer posible la evolución de la vida; los dinosaurios sufrieron una reducción estabilizante de la propia mole y aparecieron nuevos animales e insectos traídos de otros mundos.

    La tierra y sus semillas fueron bendecidas por el sol. (Dibujo J).



    Los hijos de los Dioses, o lo que es lo mismo, los extraterrestres venidos de los espacios siderales, quisieron instaurar una genética expansiva a partir de la inseminación del primate; genética esta que fue codificada desde un plan bien preciso de la Inteligencia Creante, ordenando a la constelación de Proción, cuyos habitantes de piel amarilla representaban los valores intelectuales; a la constelación de Alfa Centauro, cuyos componentes rubios y blancos portaban valores erótico­creativos; a la raza proveniente de Orión, dé piel bronceada y gran estatura, que representaba los valores mágicos; y por último a los habitantes de las Pléyades, de color rojo y con grandes estímulos espirituales, que se mezclaran todas ellas en un árbol genético activo en el tiempo y en este espacio, para producir un sólo fruto en el futuro: "el hombre aceitunado", como resumen de las características raciales de estos aportes, así como una espiritualidad, resultante de las agregaciones de las citadas constelaciones.

    Parece evidentemente más lógico, concebir que las distintas genéticas raciales vivientes en nuestro planeta, vendrían del espacio y de diversos lugares, que no del mono, como afirma la teoría Darwiniana, puesto que nos encontraríamos con incongruencias palpables, respecto de que al existir todavía razas monoides y el hombre al mismo tiempo, se establecen necesariamente dos paralelismos evolutivos diferenciados. Es decir, si venimos del mono y hemos evolucionado...¿qué pintan los cientos de razas de este animal, que aún viven entre nosotros?, ¿por qué ellas no han evolucionado al unísono del hombre?... Además, seria 1ógico encontrar monos amarillos, negros, rojos y blancos, y no se dan tales prototipos diferenciados.

    Como habíamos dicho al principio del capitulo, los hermanos del espacio se fijaron en la serpiente emplumada "dorada", que resaltaba por sus dotes, del resto de las especies, mientras que la serpiente emplumada "plateada", más lenta y menos dotada, seria la que iniciara la cadena ascendente evolutiva propia de los monoídes. Que un dia milenario, en este u otro planeta, el mono actual .sea elegido por los extraterrestres‑arquitectos para albergar la inteligencia pensante, nos parece muy 1ógico; pero de momento, absolutamente ningún estudio biológico serio, afirma que venimos de este animal tan reiterado, dejando una incógnita en el aire, que se ha dado en llamar el "eslabón perdido", a la espera de que la ciencia llegue a soluciones más idóneas.

    Para los amantes de lo simbólico, es curioso observar raíces tradicionales y elementos testimoniales de este conocimiento iniciático en las distintas figuras comparativas de las constelaciones celestes en nuestras culturas antiguas, como la egipcia, que representa a la esfinge con rasgos animales y humanos mezclados, o bien la tradición judaica que nos muestra el águila, el león y el toro, representando a la revelación de los evangelistas. Símbolos aún más claros y palpables, en la llanura del Nazca en Sudamérica, que a modo de mapa celeste se enumeran otras tantas estrellas y constelaciones, que parecen recordar nuestros orígenes. Pero, nos extenderemos mucho más a este respecto a lo largo de nuestro estudio, concluyendo ahora con el último de los dibujos (K):

    "Porque el hombre ha sido hecho a imagen de Dios (Gen.9‑6).‑ E1 Arquetipo del universo se complació: E1 hombre‑Dios potencial, Adán‑Eva, habla sido creado".

    Podríamos extendernos en nuevas afirmaciones y contrastes demostrativos de todos los conceptos vertidos, pero el trabajo final seria monográfico y no el resumen de todo un conocimiento global. Otras tantas citas para el conocimiento emergen del comunicado dictado por Hoara, al Sr. Siragusa, en torno a los orígenes del hombre y a la voluntad que nos engendré:

    "Vuestros primeros padres, aquellos que fecundaron la vida sobre vuestro planeta, vinieron de lejos y no eran terrestres.

    Las primeras tribus humanoídes, hijos del mundo estaban privadas de inteligencia, antes que acaeciese el acoplamiento entre los hijos de Dios y las hijas de los hombres. Entonces se formé el "homo sapiens" verdadero heredero de una genética ingertada por una voluntad superior del Dios viviente.

    Los Dioses estaban complacidos, volviendo un hombre animal a su imagen y semejanza, y concediéndole el beneficio de la inmortalidad con condiciones bien precisas y con la obligación de respetar y obedecer la ley de los Creadores y venerar la Fuerza Omnipotente y Omnisciente del Santo Espíritu, creador de todo, Dioses comprendidos.

    Cada cielo tiene un padre, un gobernador de la Inteligencia Creadora, un Dios ‑como vosotros .lo llamáis‑ asistido por una lista indefinible de coordinadores, instructores, vigilantes, modificadores, manipuladores, hijos de la luz y dueños de su poder y de los elementos primarios realizadores de la vida en sus varias dimensiones.



    Vuestro sol es logos de la Idea Divina Creadora, donde cada idea se hace forma antes de ser, de existir, de servir, de ser servido.

    L
    a verdad es el conocimiento, y la conciencia es acúmulo, depósito indestructible de las obras experimentadas en el edificio creativo donde se forja el devenir continuo, mutable, eterno del cosmos.

    E1 ayer y el mañana se identifican en el eterno presente, mientras el espacio y el tiempo no son más que apariencias brotadas de las dimensiones relativas de las masas gravitantes de los hemisferios materiales.

    E1 absoluto existe sólo en la astralidad, donde todo es causa sublimada de la incorruptible armonía del poder divino y de la androgeneidad de las formas nacidas de la idea de la Luz Creante.

    Hoara os concede paz.

    Por otro lado, remontarnos a textos o tradiciones histéricas de las mitologías india, china, azteca y asiática, repletas de citas prehistóricas, que nos entroncan en una voluntad extraterrena de inseminarnos, crearnos y tutelarnos, reforzaría en cualquier caso, lo que ya el sentido común del hombre va aceptando por encima de los dogmatismos doctrinales. Somos hijos de las estrellas y vivimos por voluntad de seres superiores o Arquetipos, que alimentan el devenir de Dios.

    Imaginemos que a partir de 1 cm 3 de nuestro semen (1 cm 3 tiene 750.000.000 de espermatozoides) y viajando a otro planeta, insemináramos a las monas o primates allí existentes; al fin y al cabo, desde el estado actual de las investigaciones médico‑biológicas, esta hipótesis pudiera ser una realidad; los hijos de esta unión, ¿a quién adorarían como Dios?... El hombre es un micro cosmos en cuyo interior se alberga potencialmente un universo latente de vida.

    Traer al relato opiniones de personalidades que sitúan el origen del hombre, en una voluntad extraterrestre de engendrarnos, seria prolijo, dado que la ciencia y la madurez intelectual., así como las pruebas irrefutables de los hechos, atraen cada día a un numero mayor de convencidos. Bástenos en forma representativa citar a Thomas Gold, astrónomo de la universidad de Cambridge, que sostiene: "E1 hombre es un residuo de antiguas inteligencias galácticas que visitaron nuestro planeta hace miles de millones de años. Alguno de estos seres, fusionados con los antiguos, dieron origen a la raza humana", o bien al compositor moderno Karlheinz Stockhausen, máximo exponente de la música sinfónica actual: "Estoy persuadido de que la sustancia bruta de que el hombre está hecho, proviene de la Tierra, de los reinos mineral, vegetal y animal. Pero, al mismo tiempo, estoy convencido que, hace cuatrocientos o cuatrocientos cincuenta mil años, unos seres venidos de otro punto del universo han traído al hombre la cultura y también la música. Desde mi infancia he tenido la intuición de que no soy de aquí, de este planeta, y de que lo esencial de mi misión en la Tierra consiste en establecer, a través de la musita, unos lazos entre los terrestres y los extraterrestres".

    Volviendo a la serpiente como elemento genérico de diversas culturas, su figura nos remite en todos los casos a un pasado comün que vinculé al hombre en un origen idéntico. Así pues, desde la tradición china que emplea el dragón como elemento originario de su existencia, y las leyendas aztecas y mayas que representan al hombre saliendo de una cabeza de ofidios tenemos la cultura judeo‑cristiana que atribuye a la culebra o reptil propiedades o hábitos malignos, y también las serpientes que blasonan el concepto hipocrático de la medicina y la farmacia, emblema este que ha servido de base a cabalistas y estudiosos para las más dispares definiciones.

    Aparece asimismo la serpiente en una cultura aún más antigua, la egipcia, cuyos faraones la usaban en sus atributos y adornos como elemento ligado a la jerarquía o poder. No digamos nada de la India y de la "cobra", como figura de culto y de enigma. La relación serpiente‑Dios se define perfectamente en la divinidad romana de Esculapio, relacionado con el dios griego Asclepio, a cargo de la medicina, que tiene sobre sus rodillas una serpiente. Por último, en la tradición judaica se da a este reptil propiedades mágicas, como en el caso de Moisés que hizo una serpiente de bronce capaz de curar las mordeduras producidas por las enviadas por Yahve y que se tragó a las culebras mágicas del faraón.

    En otro orden de cosas y de citas, se nos enseña en la Biblia, que son tres los elementos primigenios de la existencia; es decir, Adán, Eva y la serpiente. Es de todos aceptado que estos personajes encierran parabólicamente una explicación más racional y lógica, que la doctrinal hasta ahora divulgada. Para nosotros, Adán no es otra cosa que el espíritu; Eva, el alma y la serpiente, la materia o nuestro cuerpo. No son seres o elementos aislados, sino la explicación de unas funciones bien determinadas, dentro del concepto existencial del hombre. La serpiente de este caso tiene como misión perpetuar su predominio sobre el espíritu, de ahí que utilice el alma o "Eva", como vehículo para someter a "Adán"; al final es la materia la que se humilla, al ser pisoteada por la naturaleza femenina del alma, dejando al espíritu libre en su propia dimensión astral. No hay que olvidar que la materia tiene como código de comportamiento, la mutación constante, de ahí el ciclo rotativo de los elementos: "La basura que abona la tierra, da vida; la vida después de un tiempo se hace a su vez basura". Por lo tanto, ese empuje programático nos lleva en el aspecto material a mutar por medio de la muerte, mientras que el espíritu es inmutable y eterno, tal y como nos decfa Adoniesis al principio del capitulo.

    La Biblia en todo caso, tiene tres niveles de lectura: espiritual, psíquico y material, siendo muy difícil establecer dogmatismos a partir de la simple apreciación literaria de sus expresiones. Es necesario utilizar la intuición y la 1ógica científica para ver más allá de la simplicidad de sus parábolas.

    Para concluir nuestro capitulo de las serpientes, a lo largo de la Historia y de las tradiciones deberemos incluir, como más reciente, la afirmación de la doctora Irene Saenger Bredt, ingeniero de la industria aerospacial, que en su libro "Ungeloste Ratsel the Shopfung" plantea la pregunta: ¿Por que juega la serpiente un papel tan importante en las tradiciones de los pueblos?, y en sus respuestas viene a decirnos, que sin duda este símbolo tiene que relacionarse con la creación del universo o el principio de la vida.

    Asimismo Robert Charroux nos refiere en sus textos de estudio, que en todas partes hubo serpientes luminosas que volaban por los aires y que diversos pueblos las elevaron a la categoría de divinidad, siendo una de éstas la serpiente con cabeza de gavilán de la tradición sudamericana.

    La etapa intermedia anfibia representada en los dibujos precedentes, está asimismo memorizada en el comportamiento espontáneo de los recién nacidos, que por medio de experimentos iniciados en' Francia y posteriormente extendidos al resto de los países, se propiciaba el nacimiento del bebe dentro del agua, sin ningún peligro comprobado para el mismo. No hay que olvidar que el niño en su morada materna placentaria, permanece nadando en el liquido protector que le acoge durante nueve meses.


    1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   118

    Similar:

    Angeles ayer iconPerfil de Mercado
    Representación: Consulado General y Centro de Promoción de la República Argentina Los Ángeles
    Angeles ayer iconPaper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa Algunos “desastres” (económicos, ecológicos y políticos) comparados
    Paper (I) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa...
    Angeles ayer iconRiso, María de los Ángeles s/apelación iva
    Valor agregado. Inscripción retroactiva en el impuesto por parte de un monotributista. CÓMputo del crédito fiscal no facturado
    Angeles ayer iconPaper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa continúa Algunos “desastres”
    Paper (II) Animal Spirits: “Historias” de ayer… y de hoy. ¿Aprendemos algo de las crisis? ¿Estamos mal, pero vamos mejor? La farsa...
    Angeles ayer iconAgradecimientos
    Su esencia vítrea —como la de un mono colérico— representa tan fantasiosas comedias a los ojos del cielo, que haría llorar a los...
    Angeles ayer iconAdministración de redes de voz
    Luis y María de los Ángeles por su gran amor y apoyo incondicional en el transcurso de mi vida y por ser una inspiración para seguir...
    Angeles ayer iconEnfriamiento europeo beneficia al dólar
    Una cifra sorprendentemente débil de la confianza empresarial en Alemania envió al euro a sus niveles más bajos en meses frente al...


    Descargar 1.46 Mb.