crede.info

Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015

  • BORRADOR DE LA COMISIÓN ESPECIAL DE ESTUDIO SOBRE LAS MEDIDAS A DESARROLLAR PARA EVITAR LA DESPOBLACIÓN DE LAS ZONAS DE MONTAÑA, CELEBRADA EL DÍA 23 DE FEBRERO DE 2015



  • Página1/6
    Fecha de conversión30.05.2018
    Tamaño247.91 Kb.

    Descargar 247.91 Kb.
      1   2   3   4   5   6





    BORRADOR DE LA COMISIÓN ESPECIAL DE ESTUDIO SOBRE LAS MEDIDAS A DESARROLLAR PARA EVITAR LA DESPOBLACIÓN DE LAS ZONAS DE MONTAÑA, CELEBRADA EL DÍA 23 DE FEBRERO DE 2015
    Se abre la sesión a las dieciséis horas.
    El señor PRESIDENTE: Se abre la sesión.

    En primer lugar, vamos a aprobar el acta de la sesión del día 9 de febrero.

    ¿Se puede aprobar por asentimiento? (Asentimiento).

    Antes de empezar las comparecencias quiero recordar, ya que estamos en la sala Enrique Casas Vila, que hoy hace treinta y un años que fue asesinado. Me gustaría que quedara constancia en el acta del reconocimiento de esta comisión a este senador asesinado por los comandos anticapitalistas.


    Comparecencia del miembro de la Comisión permanente nacional de la Unió de Pagesos de Catalunya, D. Josep Carles Vicente Perelló, ante la Comisión Especial de Estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montaña, para informar en relación con la materia objeto de estudio de la Comisión.

    (Núm. exp. 715/000410)



    Autor: COMISIÓN ESPECIAL DE ESTUDIO SOBRE LAS MEDIDAS A DESARROLLAR PARA EVITAR LA DESPOBLACIÓN DE LAS ZONAS DE MONTAÑA
    El señor PRESIDENTE: El primer punto del orden del día es la comparecencia del miembro de la Comisión permanente nacional de la Unió de Pagesos de Catalunya, D. Josep Carles Vicente Perelló, para informar en relación con la materia objeto de estudio de la comisión.

    Quiero agradecerle, en nombre de la comisión, su asistencia e invitarle a que nos dé respuesta a la pregunta que habíamos formulado previamente: qué hay que hacer para que las zonas de montaña puedan progresar.

    Sin más, tiene usted la palabra.
    El señor VICENTE PERELLÓ (MIEMBRO DE LA COMISIÓN PERMANENTE NACIONAL DE LA UNIÓ DE PAGESOS DE CATALUNYA): Buenas tardes, señorías.

    Ante todo, me disculpo por si alguna vez al hablar utilizo mi lengua materna, que es el catalán. Quiero hacer una radiografía, que seguro que es conocida por ustedes, pero es importante volver a repetir.

    Durante estos años hemos mejorado mucho el trasporte. En el mercado estamos tendiendo a una globalización, a unas exigencias europeas a la hora de producir en los sectores agrario y ganadero. Estamos en un linde de exigencia muy elevado, tan elevado que es un diferencial con el resto del mundo –por decirlo así–. Ni en Estados Unidos ni en Sudamérica ni en los países africanos existen las exigencias que Europa nos pone. Eso es un reto; nosotros también estamos en esa línea y eso genera unos costes añadidos a la hora de gestionar la producción.

    En este nuevo modelo de desarrollo se nos exige que preservemos el medioambiente y que hagamos cualidad ‑–no cualidad de alimentos, ya que damos por hecho que estamos produciendo cualidad. Pero cuando vamos más allá es porque Europa está sensibilizada con el medioambiente y con las exigencias en el uso de fitosanitarios y eso provoca unos hándicaps. Nosotros siempre hemos estado en esa línea y abiertos a cumplirla, pero hay que tener en cuenta lo que eso representa. A lo largo de los años, la conservación y el mantenimiento del medio natural ha estado ligada de forma indisoluble a la actividad agraria y hoy en día sigue siendo así. Conservar nuestro entorno natural sin apoyo no tiene sentido. La actividad agraria ligada a cualquier territorio es una misión casi imposible.

    Cuando hablamos de territorio no solo nos referimos al medio. Si dejamos fuera una parte fundamental, como son los agricultores y ganaderos, dejamos fuera un tanto por ciento muy elevado. Nosotros somos parte del medio, y en las zonas más montañosas –a las que esta tarde nos vamos a referir– tenemos un papel fundamental: producir alimentos, pero sobre todo preservar el entorno, el medio natural y, cómo no, lo que muchas veces hemos hablado: conseguir que el equilibrio territorial sea una realidad en nuestro Estado.

    Las zonas de montaña, por sus especiales características, merecen en muchos casos un trato diferencial que las discrimine positivamente en relación con otras zonas del territorio para hacer viables las diferentes actividades que se realicen. Si queremos que agricultores y ganaderos sigan ligados al territorio, como en los demás sectores, tendremos que crear las condiciones necesarias para que esa actividad se pueda ejercer, sea viable y pueda competir en el mercado en igualdad de condiciones que el resto de producciones. Aquí entraríamos de lleno en una competencia ejercida dentro de los mismos sectores. No es lo mismo la ganadería y la producción de alimentos en zonas de montaña que en otras zonas del Estado, de Europa o del mundo, donde hoy en día los mercados están básicamente generalizados.

    Las dificultades que presentan las zonas de montaña hacen especialmente difícil que sean viables y que nuestras explotaciones sean competitivas, ya que el desarrollo de las actividades agrarias en nuestro territorio supone un coste y unas dificultades adicionales. Por ello, la Unió de Pagesos cree que el desarrollo de la actividad agrícola y ganadera en las zonas donde esto representa una dificultad añadida deberá traducirse en compensaciones especiales respecto de otras zonas más favorecidas, así como en una atención especial para resolver los problemas particulares con que se encuentran los agricultores y ganaderos, sobre todo en aquellas zonas de montaña que sufren limitaciones y donde no hay más posibilidad de cultivo que prados y ganadería. Este es un factor limitante importante.

    Sin embargo, tanto las reformas introducidas por la PAC, por las instituciones de la Unión Europea, como el modelo de aplicación de las opciones facultativas adoptadas por el Gobierno de España no harán más que agravar la precaria situación. Si bien, por un lado el nuevo reglamento del Feader prevé poder incrementar el límite cofinanciado de pagos anuales para compensar los hándicaps de las zonas de montaña hasta 400 euros por hectárea, por otro, ya no permite introducir criterios económicos. ¿Eso qué quiere decir? Que antes podíamos discriminar a los profesionales y a las explotaciones a título principal para esta ayuda, y ahora, con los nuevos cambios –luego los definiré mejor– que ha introducido la Unión Europea, eso se abre a cualquier hectárea o tipología de explotación, sean o no profesionales, sean o no explotaciones agrarias, lo que quiere decir que el presupuesto limitado que tenemos y que no hemos ampliado, se habrá de repartir entre más hectáreas, con lo cual la pequeña ayuda que había, que era insuficiente en su momento, será más insuficiencia a partir de 2015.

    Por otra parte, el modelo de aplicación de la reforma de la PAC en España a pesar de haberse usado de forma equitativa teniendo en cuenta las peculiaridades y necesidades de las zonas de montaña, conlleva a discriminaciones entre productores al perpetuar el modelo histórico de la PAC hasta el año 2020. Se ha basado en 316 comarcas agrarias, y esas 316 comarcas agrarias nos dan el relieve de nuestro Estado español y diferencia poco las zonas de montaña, las zonas más productivas y las zonas menos productivas. La montaña es menos productiva que las zonas del llano y de las vegas, que son mucho más productivas. Eso agrava y hace que se mantenga la situación ya precaria de nuestras zonas de montaña y que perdure en el tiempo esa situación.

    Algo importante es que a la vulneración de la normativa de la Unión Europea se tendrá que sumar la figura llamada agricultor activo, además del presunto pago fraudulento en los últimos años a las personas que no son agricultores y que tienen una especial relevancia en 2015. Sepan sus señorías que el no hacer uso el Estado español de esta figura del agricultor activo como debería ser utilizada, provocará que 715 millones de euros anuales vayan a parar a los bolsillos de personas que no son ni agricultores ni ganaderos o cuyo trabajo no esté dedicado de manera sustancial a esas labores. Al ser los presupuestos muy limitados y el encaje complicado, eso nos daría una cintura que ahora no tenemos. Eso ya es un hecho consumado, tras los dos reales decretos firmados el 19 de diciembre por el Ministerio de Agricultura, para poder seguir adelante. Representa, de entrada, un 15% de pérdida de valor de las ayudas de la nueva PAC y, lógicamente, concierne a todo el Estado español y a todos los agricultores y ganaderos y, evidentemente, también a los de montaña.

    He dado una pincelada quizá un poco rápida, pero prefiero entrar ya en las propuestas. Si desean que luego les aclare algo sobre esta primera pincelada, así lo haré.

    Para que las explotaciones agrarias y ganaderas situadas en zonas de montaña motiven a los agricultores y ganaderos a continuar su actividad, y sobre todo empujen a los jóvenes a que no abandonen el territorio, en la Unió de Pagesos creemos que el cambio debe pasar por lo siguiente: los pagos a los agricultores de las zonas de montaña –que se concede anualmente por hectárea, para compensar la totalidad o una parte de los costes adicionales y la pérdida de ingresos, y que hasta ahora se ha denominado indemnización compensatoria de montaña– debe convertirse definitivamente en una ayuda que sea el reflejo real de las dificultades añadidas que experimentan esas zonas. Y es que no es lo mismo producir en unas condiciones que en otras. Puede ser muy agradable y muy bucólico estar en la montaña cuando se va de paseo o de turismo, pero en realidad es duro. Es duro cuando hablamos de la alta montaña e incluso cuando nos referimos a las zonas de montaña que hay en el Estado español y que no son alta montaña. Yo soy de una zona de montaña –no de alta montaña− y soy productor de aceite, manejo olivares. No es lo mismo que estar en alta montaña, pero los hándicaps son muy parecidos. Nuestros costes de producción se disparan, no podemos mecanizarnos y sí cumplimos con los requisitos europeos y con los costes añadidos que estos conllevan para las explotaciones. Y no hablamos de producir calidad, porque ya damos por hecho que la producimos cumpliendo las exigencias europeas. Pero, lógicamente, podemos ir más allá, hay que ir más allá. Y lo voy a ir desgranando.

    Cabría rectificar el modelo de aplicación de la PAC, tanto las vulneraciones de la normativa de la Unión Europea como la regionalización agroeconómica y las ayudas asociadas a la producción para que el modelo pueda ser equitativo y así se dejen de conceder ayudas a personas físicas y jurídicas cuya actividad agraria sea poco significativa o inexistente. Esto es lo que quería decirles al referirme a esos 715 millones de euros que no van a ir directamente al sector profesional que está produciendo, va a ir a personas que mayoritariamente no son ni agricultores ni ganaderos. Esa definición que se emplea en la Unión Europea se podría haber utilizado sin más en el Estado español para personas cuya rentabilidad económica sea poco significativa.

    Permítanme que les ponga un ejemplo gráfico. Los almacenes Mercadona tienen unas explotaciones de olivar en Extremadura y Portugal y perciben unos 250 000 euros de ayuda. Indiscutiblemente, gestionan el olivar, pero si en un momento determinado los recursos son limitados y debemos hacer que su repercusión sea la mayor posible en donde más nos interese, 250 000 en la economía de Mercadona creo que no son significativos, aunque lo desconozco. Podríamos poner más ejemplos. Esto es lo que va a ocurrir durante 2015. Por eso haría falta rectificar el modelo de aplicación de la PAC.

    Hay otra cosa importante y permítanme que me refiera a mí. Yo pertenezco a una familia numerosa, lo que hará que este año tenga unas compensaciones fiscales, y se agradece puesto que estamos en unas lindes merecedoras de alguna exención fiscal. Pues bien, tendría que haber incentivos fiscales para quien obtenga más del 50% de sus ingresos de la actividad agraria y viva en zona de montaña. Sería una ayuda muy enfocada y canalizada a la gente que produce y genera un microclima económico en la zona. Si hay garantías en las producciones ganaderas y agrícolas, también se requieren servicios y muchas otras cosas. Si perdemos la capacidad productiva, si perdemos nuestras empresas de la montaña, lógicamente perderemos ese microclima económico que sería lo perfecto para conseguir fijar gente en esos territorios.

    Hay cosas que a veces damos por hecho. Identificamos zonas de montaña con lugares bucólicos, como he dicho, y donde parece que todo está garantizado –y al decir todo hablo de la producción, y me refiero a la lluvia, al agua para la producción–, pero eso no es del todo cierto: las zonas de montaña también sufren épocas de sequía y más exigencias para poder producir más ya que el terreno es limitado. Tenemos unas redes de riego, unos canales para riego en los cauces de los ríos que están ya viejos y que muchas veces son precarios. Casi todos los años hay riadas y bajadas de agua por el deshielo y en esos casos las conducciones se estropean, y los ganaderos y productores se quedan sin tomas de agua para poder regar, lo que significa volver a empezar. En esas zonas de montaña no se pueden hacer grandes conducciones de riego puesto que los desniveles son pronunciados, pero si se hace un buen uso de todo eso, como ancestralmente, y se dan las condiciones idóneas para que puedan tener sus tomas de riego, se facilitaría.

    Y aquí me remito a un ejemplo. Desde que ocurrió la riada, las aiguats que hubo en Arán y en el Pallars hará ya casi dos años, sepan ustedes que no se ha rehecho ni se ha vuelto a activar ninguna toma de agua de las conducciones que había. Si alguien lo ha hecho ha sido por su cuenta y con las dificultades que eso requiere, y es que, como ustedes saben, nadie puede actuar sobre el cauce de un río. Es algo muy complejo, pero lo que es real es la necesidad que tiene la gente de allá arriba de que todo esté activado.

    Más cosas. Potenciar y dinamizar la ganadería ecológica. Es cierto que a veces hemos ligado alta montaña o zonas de montaña con una producción ecológica. En ocasiones se ha creado una imagen bucólica, pero el mercado requiere de producciones ecológicas. Y quizás, en estas zonas que ya tienen su microclima idóneo, si les facilitamos medidas para que puedan hacerlo –ya se está haciendo pero habría que hacerlo más−, podríamos crear zonas homogéneas donde las producciones fuesen plenamente ecológicas. Pero habría que poner las herramientas para que fuera posible. Lógicamente, también habría que tener en cuenta que cuando tenemos unas explotaciones, estas tienen que producir, se tienen que activar para que lleguen al consumidor final, porque si no, no tienen sentido de ser. Deberíamos legislar y regular para que eso sea posible.

    Ahora, a la artesanía alimentaria –por llamarla así– la estamos sometiendo a las mismas exigencias que a la gran industria transformadora, cuando podría legislarse y regularse en otros sistemas no menos seguros para el consumidor. Igual que se está legislando ya en diversos países europeos, aquí cabría adoptar alguna de estas líneas. Eso facilitaría que esas zonas homogéneas, donde la producción estaría ya gratamente en el sistema ecológico, pudieran transformar y comercializar mucho más eficientemente, no como ahora que para quien lo hace a veces es una aventura, porque tiene que coger sus animales y desplazarlos 100 o 200 kilómetros y volver 100 o 200 kilómetros atrás. Si no se estructura bien puede llegar a ser un hándicap y una aventura inasumible por sus costes.

    Como les he dicho, se podría potenciar la artesanía alimentaria como actividad complementaria. Es un factor más no solamente para llegar a la producción final, sino que podríamos ligarlo plenamente con el turismo. Aquí veríamos la industria transformadora en plan familiar, muy amigable, y el turismo podría visitar y disfrutar de una producción, una transformación y una comercialización en el entorno. Esto es importante.

    Asimismo, desde hace años se han añadido nuevos retos. Estaríamos hablando de la fauna silvestre. Es de todos sabido que en las zonas de montaña cada vez más proliferan diversos animales: jabalíes, ciervos, lobos, osos y buitres, y no hablo solo de la montaña.

    La fauna silvestre es un bien común de todos, y, lógicamente, hay que preservarla. Pero también hay que tener en cuenta quién está obteniendo una rentabilidad económica con su explotación en la alta montaña o en la media montaña y buscar cómo encajar los intereses de los campesinos y de los ganaderos y cómo preservar la fauna, pero con mesura y siempre que no se traduzca en pérdidas económicas. Es cierto que hay un atractivo turístico en visitar esas zonas para ver la fauna, y hay que tenerlo en cuenta, pero si el turismo tiene ese enfoque también debería contribuir a la preservación de los campesinos y ganaderos de su zona, porque es importante. Si hay una rentabilidad económica, vamos a ver cómo puede revertir en aquellos para los que mayoritariamente la industria económica –o la microeconomía– es la agricultura y la ganadería de esas zonas.

    Deberíamos hablar también de las necesarias medidas administrativas para fomentar el aprovechamiento agrario de las tierras, a través de bancos de tierra o a través de cargas fiscales, para hacer que se muevan. A veces en estas zonas de alta montaña es un bien escaso, porque bosque hay mucho, pero su aprovechamiento es muy limitado. Se aprovechan los prados o las altas pasturas de montaña; la recogida de alimentos se genera sobre todo en las pocas zonas llanas que hay en los valles, y deberíamos ser proactivos para gravar fiscalmente los prados que por especulaciones o dejadez no se rentabilizan económicamente para equilibrar la zona o territorio. Esta sería una medida interesante. Tratar de paliar la dificultad que existe por tener o por adquirir más tierras para producir y alimentar al ganado con medidas que incentiven el movimiento de dichas tierras. Aquí habría que hablar de la gestión adecuada de los pastos comunales, porque en zonas de alta montaña los pastos se gestionan comunalmente, hay bebederos comunales, hay saneamientos comunales. Son actuaciones que ya vienen dadas y que habría que incrementar, fijar o primar, para que se utilicen más comunalmente, con los beneficios que supondría para el territorio, para la zona y para el hábitat.

    En relación con lo que les he explicado en pinceladas, sepan ustedes que ya se pueden adoptar medidas concretas a través de los programas de desarrollo rural. Simplemente no se han adoptado, o no se han querido adoptar con el énfasis con el que estamos hablando, o con el que yo estoy utilizando en la presentación de hoy, por diversas cuestiones, supongo. En todo caso, no se han adoptado las medidas que podríamos aprovechar ya en este momento. Como dicen en mi casa: no hay que descubrir la sopa de ajo, ya sabemos que es buena y que si hay un plato se puede tomar. Y es cierto que ya se podrían estar aplicando estas medidas.

    Sepan ustedes que ahora las ayudas de la PAC van conectadas a la producción. Hay una amalgama de cambios en la nueva reforma, pero solo voy a hacer énfasis en uno que permite conceder a ciertas explotaciones una ayuda conectada a la producción. Pues bien, nosotros ‑digo nosotros porque lo ha hecho el ministerio−, hemos sido capaces de establecer una ayuda conectada para todo el mundo igual, sin tener en cuenta la explotación, porque puede haber dos explotaciones de leche que sean merecedoras, o no. Pero tal y como lo hemos hecho, todas son merecedoras de la ayuda conectada. La cuestión es que Europa nos exigía que fuera merecedora de esa ayuda la explotación que realmente corriera un riesgo de bajada en su importe o en su ayuda, pero no lo hemos hecho así. Hemos hecho un tanto alzado por todas las explotaciones, lo que conllevará, cuando se conozcan los números ‑nosotros tenemos alguno ya hecho‑, que en algunas producciones de leche –pongo el ejemplo de la leche– en Cataluña represente un importe en la ayuda, y quizás en Asturias comporte una compensación tres veces mayor que la compensación que recibía el ganadero o el productor de leche. ¿Qué quiero decir? Que vamos a crear una competencia desleal dentro del mismo sector productivo, y eso nos ha pasado por ofrecer ayudas a tanto alzado por el mero hecho de ser productor de leche, de ovino, de cabruno o de fruta seca. Las ayudas hay que calcularlas muy bien y, cuando tenemos que usar el bisturí, hay que darlas para que tengan impacto donde creemos que es necesario y solo a aquellas explotaciones cuyos importes estén padeciendo caídas fuertes o que estén en riesgo de pérdida de producción. Y aquí podríamos dar muchas vueltas diciendo lo mismo sobre cómo utilizar el desarrollo rural, el PDR que tenemos en Cataluña, sobre cómo se han transformado las ayudas de la PAC y sobre cómo las vamos a utilizar del 2015 al 2020.

    Voy acabando. Como es sabido por todos ustedes, ha habido una explosión turística, y, si bien ahora se ha frenado un poco debido al contexto económico, esa realidad existe, ha pasado y quizá vuelva a suceder. Una explosión turística descontrolada que capta tierras de la montaña buenas para la producción también provoca desequilibrios en la zona. En este sentido, entendemos que cabría –y esta exigencia la consideramos importante− convocar a las comisiones correspondientes a fin de elaborar los planes estratégicos de ordenación territorial o comarcal que garantizasen un crecimiento sostenible y respetuoso con el medioambiente y las actividades que se desarrollen en el territorio. Debería ponerse en marcha; más bien ya debería estar, pero no está. No podemos olvidar que las cosas cambian y que generar o ir hacia el consumo de la tierra de alta montaña, que lógicamente es escasa, provoca dificultades a la hora de producir. Podría hablar del tema del turismo masivo que hace uso de las pistas forestales que los ganaderos utilizan para llevar sus alimentos o moverse con el ganado, porque lo cierto es que estos años ha proliferado mucho el turismo. Es más, todos tenemos vehículo y, cuando la accesibilidad al medio es fácil, todo el mundo puede acceder, y entendemos que debe ser así, pero también que debería ordenarse o regularse un poco la presión que sufren ciertas zonas de montaña.

    Hasta aquí la intervención que había preparado, si bien quedo a su disposición para cualquier aclaración.
    El señor PRESIDENTE: Muchísimas gracias.

    Pasamos al turno de portavoces.

    En primer lugar, por el Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra la senadora Capella.
    La señora CAPELLA I FARRÉ: Gracias, presidente. En tots cas, moltes gràcies, senyor Josep Carles Vicente Perelló, per la seva intervenció i la claredat amb la qual ens ha expossat en les seves consideracions.

    Básicamente, voy a hacer la síntesis de las conclusiones que usted nos ha planteado, a ver si estoy en lo cierto y voy en la misma línea.

    Dice que los pagos que se realizan en este momento, a través de las ayudas derivadas del modelo de la PAC, deberían convertirse en ayudas sujetas a las necesidades reales de cada explotación agrícola o ganadera y no tanto al número de hectáreas y, por tanto, a otras cuestiones, y en este sentido señala usted que hay que modificar el modelo de la PAC y rectificar este modelo de aplicación de la PAC. Pero me gustaría que en su siguiente turno nos pudiera aclarar cuál es su modelo –y sé que ya lo ha apuntado−, su modelo concreto.

    También nos ha dicho que cuando se habla de ganadería y de agricultura es necesario añadir la especificidad de lo que representa la explotación agraria o ganadera en las zonas de alta montaña y que ello comporte bonificaciones de carácter fiscal –eso nos ha dicho−. Asimismo, ha comentado que hay que tener en cuenta, no solo aquellos aspectos relativos a los temas de índole tributaria, impositiva o bonificaciones fiscales, sino algunos otros, y nos ha puesto el ejemplo de aquellas cuestiones climatológicas que afectan a las zonas de alta montaña: las lluvias torrenciales, las inundaciones..., que en determinados supuestos han significado que los canales y las áreas de riego existentes hayan desaparecido, y el hecho de que no se pueda intervenir directamente en el caudal del río dificulta en ocasiones la posibilidad de volver a regar. Me gustaría saber si ustedes tienen previsto o han pensado y analizado alguna modificación legal para facilitar las acciones correspondientes cuando se vean afectados los riegos y no actúe la Administración o quien tiene la responsabilidad de la conservación del caudal de los ríos.

    Nos ha hablado usted de la ganadería ecológica y de las posibilidades de que esta sea dinamizada y de que es un elemento generador de riqueza económica para determinadas zonas, lo cual significa que las personas que viven en las zonas de alta montaña no se marchen porque tienen un anclaje desde el punto de vista económico. Ha puesto de manifiesto –nos la ha pedido, o al menos eso le he entendido− que es necesaria una legislación específica y no esta tan general, que impone unos criterios de producción que no se ajustan o no responden a la producción a pequeña escala que normalmente representa la producción ecológica. Esto es lo que me ha parecido entenderle –si no es así, le pido que me corrija− y se ha referido tanto a la producción como a su distribución.

    De lo que nos ha dicho yo destacaría la necesidad de vincular el turismo a la propia industria transformadora, en este caso a las explotaciones agrarias y ganaderas, así como de encajar los intereses de los ganaderos y agricultores de las zonas de alta montaña a la preservación del espacio, del medio y, también, de la fauna. Si puede, me gustaría que me especificase qué es lo que en estos momentos desencaja, si es la sobreprotección, porque evidentemente hemos perdido una parte –y hablo de la zona que conozco, del Principat de Catalunya, en la parte norte del Pirineu− y hemos intentado recuperar la fauna autóctona, que se había perdido por la intervención humana. Nos ha hablado también del aprovechamiento limitado del bosque, pero le pido que nos precise un poco más en qué consistiría lo de gravar la especulación de los prados no usados en las zonas de alta montaña y la gestión adecuada de los pastos comunales. En la Unió de Pagesos de Catalunya, ¿qué creen que sería una gestión adecuada? En todo caso, me quedaría con una de sus conclusiones. He creído entender que usted nos pide y desde la Unió de Pagesos nos demandan la necesidad de que exista especificidad cada vez que se regula cualquier cuestión en relación con las explotaciones agrarias y ganaderas, y no se establezcan estos marcos tan generales que marginan o -en todo caso he entendido- que no tienen en cuenta las especificidades propias de las zonas de alta montaña.

    Muchas gracias.
    El señor PRESIDENTE: Gracias, senadora.

    ¿Por el Grupo Parlamentario Vasco en el Senado? (Pausa.)

    Por el Grupo Parlamentario Entesa pel Progrés de Catalunya, tiene la palabra el senador Boya.
    El señor BOYA ALÓS: Gracias, señor presidente.


    Catálogo: legis10 -> publicaciones -> borrador -> senado
    senado -> Borrador de la sesión de la comisión de economía y competitividad celebrada el lunes, 15 de diciembre de 2014
    senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el díA 3 de septiembre de 2015
    senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria del miércoles 29 de abril de 2015
    senado -> Borrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el miércoles 13 de mayo de 2015
    senado -> Comisión de industria celebrada el lunes 30 de junio de 2014
    senado -> Borrador de la sesión plenaria extraordinaria, celebrada el
    senado -> Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015
    senado -> Borrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles 19 de febrero de 2014
    senado -> Borrador de la sesión de la comisión de asuntos exteriores, celebrada el martes 12 de abril de 2011
    senado -> Borrador de la comisión de internacionalización celebrada el díA 13 de octubre de 2014
      1   2   3   4   5   6

    Similar:

    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconActa de la comisión informativa de urbanismo celebrada el díA 20 de octubre de 1999
    ...
    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconBorrador de la comisión de economía celebrada el díA 19 de octubre de 2015
    Buenos días, señorías. Muchas gracias a todas sus señorías por la asistencia a esta comisión, no solamente por su importancia intrínseca...
    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconBorrador de la sesión de la comisión de asuntos exteriores, celebrada el martes 12 de abril de 2011
    Borrador de la sesión de la comisión de presupuestos celebrada el martes, 26 de noviembre de 2013
    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconBorrador de la comisión de internacionalización celebrada el díA 13 de octubre de 2014
    En primer lugar vamos a proceder a la aprobación del acta de la sesión anterior, celebrada el pasado 16 de julio. ¿Hay alguna objeción...
    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconBorrador incompleto de la sesión plenaria celebrada el díA 3 de septiembre de 2015
    Proyecto de ley orgánica por la que se regula el acceso y publicidad de determinada información contenida en las sentencias dictadas...
    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconBorrador de la sesión plenaria celebrada el martes díA 10 de marzo de 2015
    El señor presidente: Excelentísima señora doña María Encarnación Moya Nieto, ¿juráis o prometéis acatar la Constitución?
    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconBorrador de la sesión plenaria celebrada el miércoles, 12 de noviembre de 2014
    E estudio, en el seno de la comisión de medio ambiente y cambio climático, que evalúe la prevencióN, recogida, reciclaje, valoración...
    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconBorrador de la sesión plenaria extraordinaria, celebrada el
    Moción por la que se insta al gobierno a la adopción de determinadas medidas destinadas a facilitar el cumplimiento de los objetivos...
    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015 iconBorrador de la sesión plenaria celebrada el martes, 11 de noviembre de 2014
    Minuto de silencio en memoria de las víctimas del accidente ocurrido el díA 8 de noviembre de 2014 en cieza (murcia)


    Descargar 247.91 Kb.

    Página principal
    Contactos

        Página principal



    Borrador de la comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montañA, celebrada el díA 23 de febrero de 2015

    Descargar 247.91 Kb.