crede.info

La banca cooperativa frente a la crisis del sistema




Página5/8
Fecha de conversión25.02.2018
Tamaño145.4 Kb.

Descargar 145.4 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

La banca cooperativa frente a la crisis del sistema

Durante 1994 una crisis en la economía mexicana, cuyo detonante fue la falta de reservas internacionales, provocó repercusiones en todo el mundo bajo el nombre de “efecto tequila”. En nuestro país, ese fenómeno provocó -entre el 20 de diciembre de 1994 y el 10 de febrero de 1995- una fuga de 3.500 millones de dólares del sistema financiero local, lo que representaba el 7% del total de depósitos. A fines de mayo los depósitos totales ya habían caído U$S 8.520 millones (17,6% del total), y el BCRA había perdido 4.543 millones de dólares de reservas. Los cimbronazos derivados del “efecto tequila” y de las propias debilidades de la estructura económica local conmovieron prácticamente todo el entramado económico, provocando un corte en la cadena de pagos y la reducción de la actividad económica22.

La masiva salida de fondos del sistema financiero no afectó a todas las instituciones por igual: de acuerdo con las cifras oficiales, entre diciembre de 1994 y abril de 1995, los bancos extranjeros vieron incrementados sus depósitos en un 1,5%, mientras los bancos privados nacionales disminuyeron sus depósitos un 21% y los cooperativos un 37%.

La banca nucleada en el IMFC, que tuvo una reducción del 30% de los depósitos23, procuró minimizar las consecuencias negativas sobre sus asociados reorganizándose a través de fusiones y adquisiciones con el objetivo de crear una entidad más grande y sólida: los bancos Aliancoop, CES, Horizonte, Local, Nordecoop y VAF constituyeron el Banco Argencoop, que inició su operatoria en julio de 1995 a través de 95 sucursales distribuidas en las provincias Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Corrientes y Chaco, con casa central en la ciudad de Santa Fe. Segundo Camuratti, presidente del Banco Aliancoop, recuerda que «posiblemente nosotros podíamos haber seguido, pero estábamos dentro del Instituto y se estaba trabajando para que no desapareciese ninguno». Esa manera consensuada de trabajar determinó que «todos participaran por igual. Había que elegir una casa central, un presidente, un gerente general. Y se hizo la distribución: el que ponía la presidencia no podía poner ninguna de las otras tres, el que ponía la casa central no ponía otra cosa. Y se hizo un mandato anual de rotación de los presidentes»24.

Este logro del movimiento se concretó a pesar de una fuerte campaña de desprestigio y descalificación del cooperativismo, desatada a través de diversos medios periodísticos por sectores de la gran banca lucrativa y poderosos grupos económicos interesados en beneficiarse con los resultados de la crisis. El Banco Credicoop jugó un importante papel en ese proceso destinado a preservar la presencia cooperativa genuina en el sector financiero, ya que incorporó 12 filiales del Banco Local y participó de un acuerdo con el BCRA y el Fondo Fiduciario tendiente a dotar al Banco Argencoop de recursos adicionales que le permitieran consolidarse. Colaboró, además, prestándole una serie de servicios (procesamiento de datos, comercio exterior, etc.) que le permitieron optimizar los recursos y disminuir los costos en el marco de una economía de escala.

Durante los años 1995 y 1996 se observó en nuestro país una profundización en la aplicación de las medidas económicas de ajuste. Los rubros más afectados por la recesión fueron la inversión y el consumo, y la brecha social se ensanchó de una manera desconocida hasta entonces. Las exportaciones, en cambio, evolucionaron favorablemente. El IMFC criticó que durante la crisis el Banco Central actuara detrás de los acontecimientos, ya que «la supresión de su rol como prestamista de última instancia, así como la eliminación de la garantía de los depósitos fueron medidas que el modelo impuso y que se reimplantaron en tanto no hubo más remedio. La modificación de la carta orgánica del (Banco) Central y la reimplantación de la garantía son el reconocimiento de la magnitud de la crisis»25.

Sin embargo, esa modificación incluía una trampa tendiente a erradicar al cooperativismo del sector financiero. La norma autorizaba al BCRA a asistir crediticiamente a los bancos en dificultades, pero el artículo 17 establecía qué si una entidad necesitaba más del 100% de su patrimonio, o un crédito a más de 30 días, debía prendar el control de su capital accionario26. Esa figura –capital accionario- no existe en las cooperativas, pues son “entidades de personas”. En consecuencia, los bancos cooperativos no podían otorgar esa prenda, y por ende no estaban habilitados para recibir esa ayuda.

En esas circunstancias tan duramente adversas, el dirigente del IMFC Floreal Gorini se preguntaba -y respondía- «¿Por qué no sociedad anónima? Es la gran pregunta de la hora actual. Porque la cooperación es la antítesis de la sociedad anónima, que es la expresión máxima de la concentración capitalista. Abrir las puertas de nuestras cooperativas a una sociedad mixta con capitalistas sería mezclar sangres no compatibles; uno de los dos va a desaparecer, y va a desaparecer la cooperativa porque su capacidad de acumulación es más lenta. Nadie tiene derecho a entregar ese patrimonio porque los momentos sean difíciles y se crea que hay que buscar el atajo más fácil»27.

Guiado por estos conceptos, los bancos adheridos al Instituto Movilizador hicieron un gran esfuerzo para no traicionar sus raíces. Diferente fue la actitud de otros bancos cooperativos, que entre 1995 y 1997 optaron por transformarse en sociedades anónimas, blanqueando en la mayoría de los casos su verdadera filosofía. Así fue que, pese a hallarse claramente prohibido por el art. 6º de la ley 20.337, se produjo esa metamorfosis con la complicidad del BCRA mediante el recurso de transferir los “fondos de comercio” a una sociedad comercial del mismo nombre. Esta política no resolvió sus problemas, lo que los llevaría a su posterior venta a otras entidades nacionales o extranjeras, como ocurrió con los bancos BICA S.A.28, Sudecor Litoral S.A.29 y BISEL S.A.30, adquiridos en 1997 por los bancos Suquía, de Galicia y Credit Agricole de Francia, respectivamente.

Al cabo de ese intenso proceso de transformaciones, en el mes de agosto de 1995 sólo quedaban 10 bancos cooperativos de los 38 existentes a fines de 1994 (cuadro 3).



1   2   3   4   5   6   7   8

Similar:

El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconManual de delegados
Argentina en materia de asociaciones sindicales: los principios de unidad y de concentración sindical
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconCooperativas concepto No. 3783-2 del de julio de 2010 Síntesis: Constitución y registro de una cooperativa
Con toda atención nos referimos a su comunicación, en la cual solicita concepto sobre el proceso que debe seguir para la inscripción...
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconLa banca cooperativa. Modelo de futuro. Economía productiva versus economía financiera
Rector Universidad de Almería, Carmelo Rodríguez Torreblanca
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconCooperativas de argentina
Cooperativas que recibieron la certificacion en balance social cooperativo en la II cumbre cooperativa de las americas en panamá
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconDiscurso de apertura
Buenos días: Vamos a proceder a la inauguración del curso de verano “La banca cooperativa. Modelo de futuro. Economía productiva...
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconCodigo de etica cooperativa
Cooperativa multiactiva de ahorro y credito, consumo, producción y servicios ñemby limitada
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconCooperativa cemcop
Que de conformidad con las normas legales y estatutarias, es competencia del Consejo de Administración reglamentar lo servicios que...
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconFundamentos de Ingeniería
Banca Corporativa y Banca de Empresas, mientras que su división de Banca Minorista se encarga de las pequeñas empresas y clientes...
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconDavid Paramo 16 de octubre de 2017
...
El proceso de concentración de la banca cooperativa argentina iconBanca movil, banca por internet, normatividad
Solicitud en la cual formula una serie de inquietudes relacionadas con la implementación de la Banca Móvil en el país. Por lo anterior,...


Descargar 145.4 Kb.

Página principal
Contactos

    Página principal



La banca cooperativa frente a la crisis del sistema

Descargar 145.4 Kb.