crede.info

Símbolo niceno-constantinopolitano




Página3/3
Fecha de conversión07.06.2018
Tamaño66.61 Kb.

Descargar 66.61 Kb.
1   2   3
y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre;
Las grandes figuras divinas agrarias, una vez resucitadas, ascienden a los cielos y se sientan a la derecha del Poder supremo, para establecer, en las sociedades correspondientes, un paradigma complejo de la interpretación y valoración de todo lo real. Al patrón autoritario, en una sociedad agrario-autoritaria, debe acompañarle, con idéntico peso, el patrón agrario. Así lo hemos visto en el caso de Inanna y en el caso de Osiris, y se podrían aducir otros muchos casos.

El significado que podríamos llamar espiritual, de la muerte y resurrección de Jesús, viene expresado, como no podría ser de otra manera, por los patrones míticos, que son los sistemas de programación colectiva, propios de las sociedades en las que se vivió el seguimiento de Jesús.

Por consiguiente, en el “credo” estamos frente a estructuras míticas transformadas en formulaciones que se deben creer.
y de nuevo vendrá con gloria, para juzgar a vivos y muertos,
En las mitologías ganaderas el Enviado por el Principio del bien, volverá para juzgar a vivos y muertos. Este mitologema es ajeno a las mitologías agrarias.
y su reino no tendrá fin.
Jesucristo, el Hijo unigénito del Padre e hijo de María, no está en el orden de las criaturas que nacen y desaparecen. El credo afirma que su reino no tendrá fin.
Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria,
El concilio de Constantinopla extendió el “homoousios” al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, afirmando que forman una sola divinidad, un solo poder y una sola sustancia, pero en tres personas o hipóstasis.

La figura del Espíritu Santo es ajena a las mitologías agrario-autoritarias, pero no del todo ajena a las ganaderas. En la religión de Zoroastro hay una figura parecida en el Amesha Spenta. Pero quizás es, también, la referencia más claramente iniciática del credo.


y que habló por los profetas.
Él es el Espíritu Santo de los profetas y de todos los fieles.
Creo en la Iglesia que es Una, Santa, Universal y Apostólica. 
Se proclama que la Iglesia, que es el cuerpo misterioso de Cristo, es Una, Católica o Universal y que proviene de los primeros seguidores de Jesús, los Apóstoles.
El credo proclama la necesaria pertenencia y la sumisión a la Iglesia.
Reconozco que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados.
Entre la multitud de bautismos que circulaban en el mismo ámbito que el primitivo cristianismo, el credo proclama que el único bautismo que perdona los pecados es el bautismo de la Iglesia, que se cree establecido por Jesús mismo.
Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.
Vencida la muerte por Jesucristo, muerto, resucitado y elevado a los cielos, la muerte ha perdido su aguijón. La muerte devolverá todas sus presas para entregarlas a una vida nueva, sin muerte, en el futuro.
En el Símbolo niceno-constantinopolitano, las mitologías se han transformado explícitamente en sistemas de creencias. Ningún sistema mítico antes del cristianismo proclamó un credo. Con esta transformación los mitos han podido convertirse en instrumentos del poder.

En esta transformación la base mítica continúa íntegra, pero ha perdido parte de su fuerza espontánea modeladora de la realidad y del pensar y sentir de los individuos y los colectivos. Después de la proclamación del credo, el mito modela no tanto por su pura y plena fuerza significativa, sino principalmente por la sumisión que el credo impone.

Los mitos han cambiado de puramente modeladores, a modeladores por imposición. La imposición crea distancia con respecto a la fuerza significativa del mito. Pero a pesar del cambio, el mito continúa teniendo fuerza configuradora. Si no fuera así no habría motivo para que fuera impuesto, ni resultaría un instrumento útil en manos del poder.

A pesar del enmarcamiento conceptual del mito, ha tenido poder conformador y expresivo de la dimensión absoluta de la realidad durante cerca de 800 años, pero, a la vez, ha permitido una progresiva secularización de las sociedades que controlaba. Posiblemente estamos al final de esa secularización.




1 Lorenzo Perrone: en Giuseppe Alberigo (ed.): Historia de los concilios ecuménicos. Salamanca, 204, Ediciones Sígueme. Pgs. 39-103.

2 Para un análisis más pormenorizado de estas mitologías consultar: M. Corbí: Análisis epistemológico de las configuraciones axiológicas humanas. Salamanca, 1983, Ediciones Universidad de Salamanca, pgs. 309-427. M. Corbí: Hacia una espiritualidad laica. Barcelona 2007, Herder, pgs. 73-146.
1   2   3

Similar:

Símbolo niceno-constantinopolitano iconSimbolo de la fe de la iglesia
El cristiano, bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, recibe el credo como
Símbolo niceno-constantinopolitano iconMisterio de la iglesia santísima Trinidad
Uno de esos estamentos es el Credo Niceno, ratificado como el credo universal de la cristiandad católica y ortodoxa por el concilio...
Símbolo niceno-constantinopolitano iconNi dolly, ni dólar cámara en la mano, descolonización en la cabeza1
Cinema Novo y que continúa hasta nuestros días como el símbolo de un cine revolucionario y auténticamente brasileño. Tal vez igualmente...
Símbolo niceno-constantinopolitano iconUniversidad Simón Bolívar Principios de Mantenimiento
Epa no es sólo una ferretería, es la ferretería de los venezolanos que confían la compra de sus productos en ella y en donde obtienen...


Descargar 66.61 Kb.

Página principal
Contactos

    Página principal



Símbolo niceno-constantinopolitano

Descargar 66.61 Kb.